lunes, 29 de octubre de 2012

DÍA MUNDIAL DEL ICTUS


Quiero contribuir a la celebración del Día Mundial del Ictus con un ejemplo gráfico de lo que pueden ser nuestras conducciones interiores si no nos cuidamos. Para ello os presento la fotografía que he realizado para la ocasión de dos tuberías. La de la derecha es una tubería nueva, a estrenar, blanca, impoluta. La de la izquierda es una tubería usada, en la que el caudal había disminuido notablemente debido a las adherencias de grasas y otros desperdicios acumulados en sus paredes. Imagino que algo parecido ocurre en nuestras arterias con el tiempo, máxime si comemos todo lo que encontramos a mano, sin criterio saludable alguno. La tubería negra formaba parte de una instalación casera y la tubería blanca ha sido llamada a reemplazarla. Pues bien, si empleamos con gusto parte de nuestro tiempo en reparar las averías de nuestras viviendas, ¿cómo es que descuidamos con tanta frecuencia el mantenimiento de la verdadera casa en que vivimos, que es el cuerpo? Tanto es así que muchas veces, cuando queremos poner remedio, ya es demasiado tarde.
Sé que esta foto es un tanto desagradable, pero bienvenida sea si nos ayuda a ser algo más conscientes de las limitaciones de nuestra maquinaria corporal, con fama de ser tan perfecta pero tan fácilmente atascable.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario