jueves, 18 de junio de 2015

EN EL 200 ANIVERSARIO DE LA BATALLA DE WATERLOO

Después de la batalla nunca fallan esos extraterrestres del futuro a los que en todas partes llaman turistas. A la distancia de seguridad del tiempo, suelen aparecer en pantalón corto gracias al cambio climático, y como una plaga de topillos van tomando posesión con sus fotos del memorial triste y mudo, del paisaje desolado al que ni la lluvia consuela con su caricia infinitamente repetida e inútil. Pero ni siquiera un brillante capítulo de Víctor Hugo, como en Los miserables sobre Waterloo, puede justificar la matanza horrible.








No hay comentarios:

Publicar un comentario