viernes, 28 de diciembre de 2012

ORIGAMI CASI EXTREMO, PULPO Y GATO


Os muestro aquí, queridos amigos, dos ejemplos de origami casi extremo, pues hay casos aún más notables en el tamaño grande o pequeño, pero estas dos creaciones las he realizado recientemente y por eso me complace enseñarlas.
En el primer caso se trata de un pulpo de difícil realización, obra del estadounidense Peter Engel, que toma como base de partida un papel cuadrado. Para el que ahora véis en la imagen, hube de emplear un papel de aproximadamente 95 cm por 95 cm.
En el segundo caso, plegué el gato a partir de un papel rectangular de 8,1 cm por 3,3 cm. Es un modelo original del uruguayo residente en Canadá Román Díaz. Es una figura cuyo plegado se presta a diferentes interpretaciones dentro de su genial diseño. Es uno de los mejores gatos de origami que conozco, y estos días, curiosamente, me estoy encontrando en las tiendas de regalos con gatos de madera que son exactamente igual a éste, en la forma del rabo, en la graciosa inclinación de la cabeza, en la estilización del cuerpo o en las orejas, con ese hundimiento en el entro de la cabeza que las divide. Espero que os gusten.









miércoles, 26 de diciembre de 2012

UNA FOTO DE LA PRESENTACIÓN DE EL BAILE DEL EMPERATRIZ


Queridos amigos: Coloco debajo de estas palabras una foto de de la Mesa de presentación de El baile del emperatriz el pasado 11 de diciembre.

En la imagen, de izquierda a derecha, puede verse a Ramón Pernas, director de Ámbito Cultural de El Corte Inglés, anfitrión del acto; en segundo lugar estoy yo; a continuación, en el centro de la mesa, Carlota Cuesta, artista plástica; a la derecha de ella en el sentido en que miramos la foto, el escritor Ramón Irigoyen; y en el extremo de la derecha el editor de Pigmalión Basilio Rodríguez Cañada.


miércoles, 12 de diciembre de 2012

PRESENTACIÓN DE "EL BAILE DEL EMPERATRIZ"

Queridos amigos: A la espera de colgar algunas fotos de la presentación ayer de "El baile del emperatriz", que subiré la próxima semana, diré ahora brevemente, en primer lugar, que agradezco profundamente su asistencia a todas las personas que acudieron al acto. Y fueron muchas, tanto es así que la Organización hubo de colocar más sillas en la sala y, con todo, algunas tuvieron que permanecer de pie.
Debo decir también que, de entre todos los intervinientes, destacó sin lugar a dudas Carlota Cuesta, quien hizo una defensa apasionada y argumentada de mi libro, que leyó hace tiempo en una primera versión y que volvió a leer recientemente en la versión definitiva, la publicada. Siento mucho no tener la posibilidad de reproducir su discurso, por no haber sido grabado de ninguna manera ni contar con el texto redactado por escrito, pues tampoco existe éste, pero creo que en la memoria de todos los que la escucharon permanecerá para siempre la vehemencia y brillantez con la que expresó, no sólo el amor por las palabras de mi libro, sino por la belleza y la creación artística en general, cuando ésta se hace con verdadera dedicación, seriedad y sinceridad. Y así sonaron también sus palabras: sinceras como pocas cosas quedan actualmente en nuestro mundo que puedan calificarse de tales. En el texto escrito que leí a continuación de ella, como final del acto, y que os muestro a continuación, le agradecí publicamente su apoyo, que reitero aquí. Gracias Carlota, porque eres la demostración palpable de que ni todo vale, ni todo ni todas las almas se compran con dinero.


Buenas tardes, queridos amigos y amigas. Muchas gracias a todos por haber venido. Agradezco en primer lugar sus palabras a los miembros de esta Mesa. Al anfitrión de este acto, Ramón Pernas, que ha tenido la amabilidad de cedernos este espacio, un ámbito cultural de verdad, para esta presentación. A mi editor, Basilio Rodríguez Cañada, que ha creído otra vez en mí, y que ha cuidado personal y esmeradamente de este edición. Mi agradecimiento es también para mi entrañable Carlota Cuesta, artista plástica de reconocida trayectoria, quien con su proverbial entusiasmo me aceptó este baile antes que nadie. Y por supuesto a mi colega Ramón Irigoyen, cuya literatura, que admiro, se comunica con la mía por multitud de humorísticas terminaciones nerviosas. Y mi agradecimiento, cómo no, para Plácido L. Rodríguez, fotógrafo artístico de mirada penetrante, que me ha actualizado en la foto de la solapa; así como plasmado en la cubierta la imagen de un clásico del origami, estos bailarines de Neal Elias plegados por mí que tanto lucen.
Y por descontado os agradezco a vosotros, a mi padre, a mi hermana, a Lioba, a Víctor y Daniel, a todos vosotros, que os hayáis acercado hasta aquí en esta fría tarde para arropar con vuestro cariño el nacimiento de este libro, que hasta ahora era solo una entelequia y que desde hoy es ya una realidad corpórea de papel que podréis compartir conmigo. Sea mi especial reconocimiento para D. José Ramón Ónega López, Delegado de la Xunta en Madrid y Director de la Casa de Galicia, cuya presencia me complace sobremanera. Asimismo para el anterior Director de la Casa de Galicia, D. Alfonso S. Palomares, compañero también de ficciones literarias, que precisamente acaba de publicar otra novela.
Bien, voy a hablaros ahora un poco del baile del emperatriz, dentro de mis posibilidades. Y digo esto porque el autor no suele ser el mejor conocedor de su propia obra, así que cuando después de leerla me deis vuestra opinión posiblemente me entere de aspectos nuevos en los que antes no había reparado.
          De entrada sé que os ha sorprendido –porque algunos me lo habéis dicho- ese “del” del emperatriz y no “de la” en el título. Y reconozco que habéis adivinado que aquí estaba la clave de todo. Dejando aparte a unos pocos, que picaron al creer que era una errata (incluso el periódico “El País”, hoy, al anunciar esta presentación, escribió “de la emperatriz”, corrigiéndome), debo deciros que también patinaron quienes ingenuamente pensaron que se trataba del baile del hotel emperatriz o los más maliciosos que, olvidando por completo el baile, se fueron por las ramas de otras aceras.    
Confieso que he sembrado la duda sin querer, o quizá queriendo, con la contracción “del”, pero es que me convenía mucho para enmarcar las situaciones, tan surrealistas, que viven los personajes. Para dar una pista, mi editor consintió en colocar torcidas las 3 letras del “del”, que así aparecen como tropezando y cayéndose, o sea bailando a su vez. Porque esta es una historia fundamentalmente de traspiés, lo que la puede hacer de paso, creo yo, bastante graciosa, ya que la gente siempre disfruta cuando ve a alguien resbalar en una piel de fruta, por ejemplo de un plátano.
Y es que su protagonista “pierde pie” a cada paso, lo que le lleva a desplazarse por la ciudad atropelladamente, al ritmo de una suerte de baile de san Vito. Es un antihéroe que cae y se levanta, cae y se levanta, porque dice el proverbio chino: “si caes siete veces levántate ocho”. Así que también es cierto que nunca abandona la esperanza, y esa vocación suya permanente de superar todos los obstáculos es el optimismo de este libro.
           Yo diría que sus temas fundamentales son la falta de seguridad en uno mismo, que en este caso viene provocada por el desamor de una mujer, telón de fondo poético sobre el que se proyecta toda la historia; y la búsqueda de la comunicación con los demás que procura obsesivamente el personaje principal.

Basta un percance en la vida de una persona para que ésta pierda los papeles de un momento a otro. Y de ahí al desequilibrio absoluto y al disparate puede no haber más que un paso (o muchos, en ese baile de tropiezos al ritmo de la nueva música que impone la vida). El macho más ibérico puede acabar dudando hasta de su propia identidad, incluso la sexual, en un momento dado, según las circunstancias. He elegido precisamente el equívoco de la condición sexual, por su fácil comprensión, a modo de paradigma para reflejar el caos mental de las personas que pasan por el trance de un supremo desasosiego; y he optado por “el emperatriz” por resultarme más fácil ponerme en su lugar; pero igualmente podría ser “la emperador”, por no salir de este campo minado de incertidumbres. Pero todo ello como posibilidad, como atracción fatal, como debilidad psicológica sobrevenida. De hecho Babel, que así se llama el personaje principal de esta historia, lucha todo el tiempo, denodadamente, por escapar al influjo del torbellino de la confusión y seguir siendo él mismo en los nuevos horizontes que busca sin cesar.
A menudo pienso qué era de esas personas antes de acabar durmiendo en un banco en la calle. Tal vez alguno fuese legionario antes de convertirse en “emperatriz”. Quizá por eso la calle fantasmagórica ocupe un lugar tan importante en mi libro. 

Una obra literaria, por otra parte, que si fuese una novela, sería desde luego muy poco convencional.  Para empezar, desconfía profundamente tanto de las dedicatorias y de las citas como de las contraportadas al uso, por falsas y deformadoras de la realidad a la que deberían atenerse. Por eso, en esta “novela”, entre comillas, la contraportada es un capítulo aparte, aparentemente serio, que en realidad es una broma que remata con la ironía de que acaba recogiendo su propia crítica especializada, por ejemplo aquella que dice que es un “libro imprescindible” según firma “la abuela del autor”. ¿No abundan acaso libros en cuya contraportada o contracubierta se dice con toda pompa que son imprescindibles? ¿Por qué entonces no iba a serlo el mío?
Por todo ello, presenta este baile del emperatriz una estructura tan fragmentada y tan variada en tonos narrativos y en enfoques. Sirva de muestra el capítulo titulado “Movies”, integrado por 6 breves viñetas literarias de aire cinematográfico, que contribuyen a crear el ambiente de desamparo y soledad en que habrá  de moverse el protagonista.
 Se trata, en definitiva, de una obra caleidoscópica y psicodélica en que, además, he jugado con el lenguaje para distorsionar a propósito, de manera coherente y divertida, el discurso tradicional.   
Un discurso narrativo cuyo hilo conductor, a medida que avanza, va recogiendo todas las informaciones dadas desde el principio, lo que permite abarcar finalmente, de un solo vistazo, la historia contada en su conjunto.
Muchas gracias por vuestra presencia y vuestra atención, y espero que después de estas breves pinceladas os entren ganas de leer el libro.

Ramón Jiménez Pérez, Madrid, 11 de diciembre de 2012

jueves, 22 de noviembre de 2012

FOTOGRAFÍA DE "EL BAILE DEL EMPERATRIZ"



Tanto la fotografía de la cubierta, que colgué en la entrada anterior, como la mía de la solapa, que muestro a continuación, son obra de mi amigo el fotógrafo artístico Plácido L. Rodríguez, que como sabéis hizo también las fotos de la cubierta y solapa de mi libro de relatos cortos Así me pierdo en las ciudades. La figura de los bailarines es un clásico del origami y ya la mostré anteriormente en otra entrada. Se trata de El último vals, del estadounidense -ya fallecido- Neal Elias. Y la plegué yo hace unos 2 ó 3 años. 




CUBIERTA DE "EL BAILE DEL EMPERATRIZ"

Esta es la cubierta del libro. Espero que os guste



CONVOCATORIA PARA LA PRESENTACION DE "EL BAILE DEL EMPERATRIZ"


Nuevamente me tenéis con vosotros para invitaros a la presentación de mi último libro, la novela EL BAILE DEL EMPERATRIZ, sí, habéis leído bien, "del" y no "de la". Algunos de vosotros, de los que tenga la dirección de correo electrónico, volveréis a recibir esta convocatoria próximamente en vuestro buzón personal. Un abrazo.



Queridos amigos:

El próximo martes 11 de diciembre de 2012, a las 19.00 horas, se presenta el libro El baile del emperatriz, de Ramón Jiménez Pérez, publicado por Pigmalión Edypro, en Ámbito Cultural de El Corte Inglés (C./ Serrano 52, 7ª planta. 28001 Madrid. Tel: 91 432 54 90).

Intervendrán en el acto:

Ramón Pernas López, director de Ámbito Cultural y escritor,  
Ramón Irigoyen, escritor,                              
Carlota Cuesta, artista plástica,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y escritor,
y Ramón Jiménez Pérez, autor del libro.        

Os esperamos.


Pigmalión Edypro
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: info@pigmalionedypro.es  


Ramón Jiménez Pérez (Ávila, 1957) publicó su primera narración breve en 1977 en El Diario de Castilla, y en 1979 y 1982 obtuvo el Premio de cuentos Pluma de Oro de Alcorcón. Tres cuentos suyos figuran en la Antología del cuento español, 1985, de la Society of Spanish and Spanish-American Studies. En 1987 la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de León editó su primer libro de relatos cortos, Cuentos estructurados, ganador del V Concurso para Libros de Cuentos «Emilio Hurtado». En octubre de 2010 ganó el concurso de microrrelatos «El cultural.es Cuenta 140», y en marzo de 2011 el I Premio de microrrelatos temáticos Hipálage. En mayo de 2011 Ediciones Pigmalión publicó su libro de relatos Así me pierdo en las ciudades, y en febrero de 2012 apareció, en la misma editorial, una historia suya dentro del libro colectivo titulado Las mejores historias de amor.   
El arte del origami constituye otro de sus pilares creativos, y ha escrito sobre él, pronunciado conferencias y realizado diversas exposiciones.
Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense, desde 1993 es coordinador de actividades culturales en la Delegación de la Xunta de Galicia en Madrid.

El baile del (y no de la) emperatriz, es un relato que incorpora a la peripecia narrativa los textos auxiliares de «dedicatoria», «cita» y «contraportada». Con este recurso estilístico añade el autor estos habitualmente venerados fragmentos al resto de los que conforman la confusión de voces que abruman a Babel, el protagonista. Éste, sacudido en el epicentro de su ser por un desamor, inicia una nueva vida en una ciudad desconocida al ritmo del Baile de San Vito.  
La complicidad necesaria es establecida por lo absurdo, irónico o surrealista de algunos pasajes, también desde la poesía, con sus resonancias de pérdida.
Es ésta una historia caleidoscópica con facetas poliédricas iluminadas desde distintas y desproporcionadas ópticas. Un único hilo conductor, finalmente, hilvanará todo el discurso narrativo: la férrea voluntad del personaje principal de sobreponerse a las circunstancias y reconquistarse a sí mismo.
Babel, que a duras penas mantiene el equilibrio sobre la cuerda floja de la locura, que llega a asomarse a los abismos de la incertidumbre sexual, reunirá al cabo sus últimas fuerzas, refundiéndolas como cañones tomados al enemigo.   





lunes, 29 de octubre de 2012

DÍA MUNDIAL DEL ICTUS


Quiero contribuir a la celebración del Día Mundial del Ictus con un ejemplo gráfico de lo que pueden ser nuestras conducciones interiores si no nos cuidamos. Para ello os presento la fotografía que he realizado para la ocasión de dos tuberías. La de la derecha es una tubería nueva, a estrenar, blanca, impoluta. La de la izquierda es una tubería usada, en la que el caudal había disminuido notablemente debido a las adherencias de grasas y otros desperdicios acumulados en sus paredes. Imagino que algo parecido ocurre en nuestras arterias con el tiempo, máxime si comemos todo lo que encontramos a mano, sin criterio saludable alguno. La tubería negra formaba parte de una instalación casera y la tubería blanca ha sido llamada a reemplazarla. Pues bien, si empleamos con gusto parte de nuestro tiempo en reparar las averías de nuestras viviendas, ¿cómo es que descuidamos con tanta frecuencia el mantenimiento de la verdadera casa en que vivimos, que es el cuerpo? Tanto es así que muchas veces, cuando queremos poner remedio, ya es demasiado tarde.
Sé que esta foto es un tanto desagradable, pero bienvenida sea si nos ayuda a ser algo más conscientes de las limitaciones de nuestra maquinaria corporal, con fama de ser tan perfecta pero tan fácilmente atascable.   

martes, 9 de octubre de 2012

CONFERENCIA "ARTE Y DISEÑO DEL ORIGAMI" EN LA ESCUELA POLITÉCNICA DE INGENIERÍA DE GIJÓN


El pasado viernes, 5 de octubre, pronuncié la conferencia "Arte y diseño del origami" en la Escuela Politécnica de Ingeniería" de Gijón. Agradezco desde aquí a los asistentes la atención que me prestaron y el empeño que pusieron en plegar las dos figuras que propuse, la tradicional caja japonesa "Masu", y el volteador de Siero Takekawa.
Reproduzco a continuación el cartel anunciador de la conferencia y algunas fotos.






















domingo, 30 de septiembre de 2012

VUELTA AL COLE DE ORIGAMI



Queridos amigos y amigas: Os muestro aquí el último cartel que realicé para Tiendas Telefónica.  Presenta un motivo que coincide con la época del año en que nos encontramos, que es la de la vuelta al colegio. Me he retrasado algo en colgarlo, pero al menos lo hago aún en el último día de septiembre, dentro del mes en que los escolares retornan a las aulas. Espero que os guste.

lunes, 24 de septiembre de 2012

CONTRABAJISTA DE ORIGAMI


Queridos amigos y amigas que seguís mi blog. En esta ocasión os presento la figura de Robert Lang titulada "Contrabajista". La he plegado recientemente y, como la mayoría de los modelos de este creador estadounidense, es simplemente una genialidad. Se obtiene a partir de un papel de una rara proporción, 1:1.207, y, por supuesto, no presenta ningún corte. Pertenece además a su colección de modelos de movimiento, concretamente en éste, si se acciona tirando de la cabeza y al mismo tiempo de la espalda, hacia la mitad, el músico mueve el arco. Espero que os guste. Otro día os mostraré más figuras de Robert Lang plegadas por mí. De todas formas habéis visto otra que subí a estas páginas, el "Pianista", pero ésta estaba realizada a tamaño natural y se exponía en una galería de Londres, donde la fotografié. Impresionante, pues a la dificultad del modelo en sí se añadía la del tamaño de papel. Imagino que el artista la plegaría ayudado de un buen equipo, pues es imposible que una persona sola pueda hacerlo (aunque lo mismo me equivoco). En todo caso, a mí me bastó con plegarla en pequeño cuando me decidí a ello, y no me quedaron ganas de probarla en grande.  





jueves, 6 de septiembre de 2012

TALLER DE ORIGAMI EN ATHENS, GEORGIA, USA


Ya en septiembre, me agrada volver a estas páginas un tanto abandonadas durante el mes de agosto y necesitadas, como las plantas, de un riego regular y continuo, en este caso de palabras. En esta ocasión, y después de la cebra, la última entrada del blog, continuaré con el origami para ofreceros un par de fotos y el cartel anunciador del taller de origami que di el pasado 31 de julio en el bonito establecimiento FRONTIER, en el centro de la ciudad estadounidense de Athens, a unos 100 kilómetros (o millas, no sé muy bien ahora mismo) de Atlanta, en el Estado de Georgia, donde "Lo que el viento se llevó". Yo estaba allí gracias a que mi compañera (de vida) Lioba se encontraba realizando una estancia de investigación de dos meses y medio en la prestigiosa Universidad de Georgia, radicada en Athens, y yo viajé hasta allí, aprovechando las vacaciones, en el último tramo de ese período para regresar luego ya a España juntos. De modo que cuando yo llegué ya había ella acordado con las propietarias de la tienda FRONTIER mi taller de origami, sumándose así esta actividad por primera vez a la del resto de talleres en otras materias que tienen por costumbre impartir en su local.   





                                               





viernes, 17 de agosto de 2012

CEBRA DE ORIGAMI


Esta cebra de origami que he plegado hace poco en un solo papel cuadrado blanco y negro es un buen ejemplo de la magia del origami. Algunas personas, cuando les he mostrado la figura como se ve en la primera foto, al identificar en seguida al animal representado, añaden a continuación que, por supuesto, las rayas de la cebra serán pintadas. Pues bien, la respuesta está en la segunda foto, donde se aprecia sin lugar a dudas cómo esas rayas se han obtenido precisamente a base de los sucesivos pliegues -sin cortar- del papel.  El autor de este modelo es el estadounidense John Montroll, reconocido por todos los que nos dedicamos a este arte como uno de los más importantes creadores vivos del mundo. Espero que os guste. 

domingo, 22 de julio de 2012

PLAYA DE ORIGAMI-2





Queridas amigas, queridos amigos: Aquí tenéis la segunda playa de origami que compuse para Tiendas Telefónica hace 4 años. Si a la playa anterior la llamábamos Torrevieja, esta era Malibú. Las gafas de "Lolita" sobre la toalla son, a estos efectos, muy significativas. En fin, el loro, la palmera, las tablas...He querido subir ahora esta foto por estar justamente en estos momentos entrando en la segunda parte del verano, por decirlo de alguna manera, no únicamente desde el punto de vista cronológico sino sobre todo por el recrudecimiento del calor que en ella se da. Me refiero a la llamada canícula.  
En efecto, la canícula corresponde a los días más calurosos del año, que se sitúan entre el 23 de julio y el 23 de agosto aproximadamente (así lo indica mi calendario lunar). En la antigüedad este período era muy tenido en cuenta, ya que con las elevadas temperaturas se debían tomar ciertas precauciones como, por ejemplo, evitar sangrías y purgas, o se aprovechaba para realizar ciertas tareas, como moler la sal para evitar que cogiera humedad durante el resto del año. Toma su nombre de la constelación del Can Mayor, ya que su estrella Sirio, la más brillante del cielo, empezaba a ser visible justo antes del alba en esos días (en nuestra época su visibilidad empieza a mediados de agosto, pero hace unos 2.200 años ocurría a mediados de julio). Durante este período se viven los días más fríos en el hemisferio sur. Por el contrario, cuando en el hemisferio sur sufren sus días más calurosos, entre el 20 de enero y el 20 de febrero aproximadamente, se producen los días más fríos en el hemisferio norte.
Por ello, he creído que necesitábamos con urgencia una segunda playa de papel. Espero que os guste refrescaros la mirada en ella.

martes, 10 de julio de 2012

EL ÚLTIMO VALS (DE ORIGAMI)


Con mucho gusto os saludo de nuevo para mostraros uno de mis modelos favoritos de origami. Es una vieja figura muy querida por mí y que conozco y pliego desde hace cerca de 30 años. Se titula El último vals y pertenece a la colección de maravillosos modelos del origamista estadounidense Neal Elias, un mago del origami y también un mago de los escenarios, pues era ilusionista. Neal Elias, ya fallecido, era autor, además de esta figura, de otras memorables como El momento de la verdad, en que reproducía a partir de una lámina de papel de dos colores (anverso y reverso) un pase de un torero a un toro. Una figura de movimiento en que torero, toro y capa se diferencian perfectamente. Como ocurre en esta pareja de bailarines en que puede apreciarse el movimiento de la pareja. Al plegarse el papel, blanco por un lado y negro por el otro, sale la novia con el vestido blanco y el novio con el traje negro. La forma inicial del papel es rectangular y, por supuesto, como en cualquier modelo de origami que se precie, no se practica corte alguno.
La figura que véis la realicé hace dos años como uno de los obsequios de boda para mis amigos Lioba y Asako Naruto, por si querían colocarla como un pequeño monumento de papel encima de la tarta.
Por cierto que Lioba, en este caso, es nombre de hombre, siendo el diminutivo de Lev Trotski, motivo por el que se lo "impusieron" al marido de Asako. No tiene por lo tanto nada que ver este Lioba masculino con el femenino Lioba, procedente de la monja alemana Santa Lioba, que es de donde lo tomaron para "imponérselo" también a mi compañera (de vida) Lioba. Coincidencias que un nombre tan escaso se concentre en el espacio de cuatro amigos y además en las dos versiones, masculina y femenina.





(Otro modelo que me gusta mucho de Neal Elias es el titulado El pensador, que reproduce admirablemente en papel el famoso pensador de Rodin. Hasta pronto).

martes, 3 de julio de 2012

MÁSCARA DE CHIMPANCÉ DE ORIGAMI


Hola, os saludo ahora desde esta máscara de chimpancé de origami que utilicé los días 4 y 5 de marzo del año 2000 en el Carnaval de Piedralaves, Cebreros y Navalosa (Ávila). La realicé según un modelo de John Richardson recogido en el libro de Eric Kenneway "Paperfolding for fun". El modelo es espléndido porque logra la completa expresión del mono a partir de un papel cuadrado blanco por un lado y negro por el otro. Además, el sucesivo plegado del papel coloca al final los colores negros del papel justamente en los ojos y en la cabeza del chimpancé. 
Yo me permití varias licencias en ella máscara a fin de poder ponérmela, y es que debí practicarle un par de agujeros donde los ojos para poder ver, así como hube de perforarle algunos agujeritos más para anudar la cinta con que atármela por detrás. Otras heterodoxias fueron que enganché un par de imperdibles en la nariz en plan mono marchoso y que, en el mismo plan, pegué unos papelitos en los labios para hacer más "seductor" el rostro, y también en las orejas.
Y así, vestido como un señor chimpancé, con traje, sombrero y corbata, bailé el famoso rondón de cebreros y otras músicas, porque las máscaras, como dicen en México, deben estar bailadas. Espero que os guste. Hasta pronto.

jueves, 21 de junio de 2012

PLAYA DE ORIGAMI-1

Hoy, a las 01:10 horas, con la Luna en fase creciente y el Sol en el signo de Cáncer, hemos alcanzado el solsticio de verano. Mucha gente, para celebrarlo, se reúne en torno a los atardeceres más maravillosos que encuentra allá donde está en ese momento, ya sean lugares cargados de magia y misterio, como Stonehenge, en Gran Bretaña, o el Cerro del Tío Pío en Vallecas, Madrid, conocido popularmente como "Las Tetas del Tío Pío", unos montículos desde los que se ve una espléndida puesta de sol sobre Madrid digno de un cuadro de Antonio López. A este lugar suelo ir yo, pues me queda más cerca, y aunque su denominación sea aparentemente más prosaica que la de uno de esos enclaves míticos encumbrados por resonancias célticas o sobrenaturales, os aseguro que en lo alto de una de esas "tetas", con una copa de cava en la mano y algunos amigos al lado, puede uno sentirse, mientras contempla la majestuosidad de la luz ardiente disolviéndose en larguísimos y prolongados tonos rojos sobre el horizonte, tan abrigado espiritualmente como en el interior de la pirámide de Keops.
Para saludar al verano, para darle la bienvenida con el ruego de que su canícula no se ensañe en exceso con nuestras vidas, reproduzco a continuación la imagen de otro de los bodegones de origami que en su momento realicé para Tiendas Telefónica. Lo he llamado "Playa de origami-1" para distinguirlo de la "Playa de origami-2", que colgaré más adelante. Esta primera playa podría representar, a su manera, una playa española, por ejemplo la de Torrevieja. Espero que os guste.



domingo, 17 de junio de 2012

LA CARA DE VIEJO

Lo de las caras, los rostros, merece la pena conversarse un poco. Hay quien fabrica máscaras en madera o en papel maché. En mi caso, las hago de origami, en papel plegado. Somos personas especialmente atentas a la expresividad de la mirada, de la sonrisa, o a la falta de ellas. Pero la afición a ver caras, rostros, máscaras, en cualquier parte, es universal. Aquí, debajo, inserto la foto de "la cara de viejo", un bloque enorme de granito donde la imaginación de la gente ha querido ver desde que yo recuerdo la cara de un viejo. Se aprecian con nitidez el ojo y la nariz, y se ve también, coincidiendo justamente con los arbustos, la oscura línea de la boca. Una boca en la que de vez en cuando alguien coloca piedras a modo de dientes. Esta enorme máscara de piedra esculpida por la Naturaleza se encuentra en uno de los mejores paisajes graníticos de la Península Ibérica. Espero que os guste.  


lunes, 11 de junio de 2012

UN DIABLO VERDE

Os presento aquí a un diablo verde que conocí hace un mes en la ciudad alemana de Bonn. Está realizado en cerámica por Ines Hilger, y me lo regaló después de que diéramos un paseo por el jardín de su casa y fuéramos encontrándonos con diversas máscaras instaladas estratégicamente entre los arbustos. Como esto llamó -sí, poderosamente- mi atención, y le hiciera saber de mi afición por todo lo referente a los rostros -de hecho escribí un largo prólogo, todo un ensayo sobre la máscara, a "El libro de las máscaras de papel plegado", publicado por Alianza Editorial en 1997-, me obsequió con este diablo que en un principio estaba destinado a ser una rana, y que por eso es verde. Ines Hilger es una extraordinaria ceramista autora de piezas con un sello indiscutiblemente propio, como sus jarrones y cuencos, en los que se aprecia una desenvoltura de artista experimentada. Como podéis apreciar, en este caso decidió sobre la marcha convertir a la que iba a ser una rana en un diablo, y el resultado es asombroso. Basta con fijarse en la mirada de esta figura como para descubrir detrás de ella a un auténtico y malvado Mefistófeles.  Si os fijáis, no tiene ni cuernos, ni siquiera le hacen falta para expresar toda su perversidad. Claro que en un principio el diablo no tenía cuernos, esta fue una incorporación posterior procedente el dios germano Wotan, el Odín sajón, adorado como dios de la guerra, rey del país de los muertos, esposo de Frigg y padre de las Valquirias. Sí padecía, en cambio, de cojera desde un principio el demonio, por el golpe que se había dado contra el suelo al ser arrojado del Cielo.




miércoles, 23 de mayo de 2012

GAMBIA

La revista de prensa africana AFRICANA NOTICIAS, publica en su número correspondiente a enero/febrero del presente año 2012, un repaso de todos los procesos electorales celebrados en África durante 2011. Pues bien, es sorprendente la cantidad de información oculta e interesantísima que puede encontrarse en un boletín así, tan riguroso por otra parte. Es decir, que de pronto se descubren de golpe todas las atrocidades que de alguna manera ya sabíamos o intuíamos o que dábamos por descontado, pero de las que la prensa diaria de nuestro país apenas se molesta en informar ya que parece que le es más rentable volver a insistir por enésima vez en las noticias locales, en las políticas nacional e internacional a grandes rasgos, o en el deporte, dejando sin espacio a otras noticias del mundo a mi modo de ver importantísimas, lo que no representa sino un escamoteo en el sentido de desviar hábilmente la atención.
La revista analiza con nombres y apellidos las elecciones en una veintena de países, además del referéndum de Guinea Ecuatorial, al que tacha de farsa sobre un "texto invisible".
Todos los análisis, a mi juicio, son minuciosos y bien documentados, pero me ha llamado especialmente la atención el relativo a Gambia, que reproduzco debajo, a continuación del de Camerún, que ofrezco de paso, ya que no he querido cortarlo al realizar el escáner, y antes del de la República Democrática del Congo, del que solo aparecen las primeras líneas.
Os invito a que los leáis, sobre todo la parte del de Gambia en que se cuenta cómo el presidente Yammeh, en un  discurso televisado, dio 48 horas a todos los homosexuales para que abandonaran el país, o el encarcelamiento de miles de personas acusadas de brujería, o la pócima que dice haber inventado para curar el SIDA y que obliga a beber a los enfermos, causando a muchos de ellos la muerte. También es interesante el sistema de votación que tienen, con bolitas de cristal que se echan en urnas que se diferencian por colores y fotografías que identifican a los candidatos.
Mi interés por África nació a raíz de mi viaje a Costa de Marfil en el año 1999, que algún día contaré en forma de cuentos increíbles.




lunes, 7 de mayo de 2012

COMUNIONES DE ORIGAMI

Llegado ya el mes de las Comuniones, me agrada mostraros a continuación el "bodegón" que compuse alusivo a este tema dentro de la campaña publicitaria para Tiendas Telefónica de 2008. Fue cronológicamente el segundo trabajo de la serie de las ocho composiciones que realicé en total para esta Compañía. Espero que os guste.



miércoles, 25 de abril de 2012

CERDO DE ORIGAMI



Hice este cerdito de origami, que luego como véis introduje en una urna de metacrilato que encargué ex profeso para él, en el año 2008. Fue un obsequio para los dueños del restaurante TERRAMUNDI de Madrid, Gerardo y Juan, amigos míos, y puesto que el emblema de su local era -y sigue siendo- un cerdo. La figura está basada en un modelo del gran origamista español, también amigo mío, Juan Gimeno, y para su realización empleé un papel que ahora no puedo identificar técnicamente pero que, como puede apreciarse, venía que ni pintado, por su color y su rugosidad, para el motivo que deseaba representar.
El cerdo, desde que lo entregué a mis amigos del restaurante, está colocado en un lugar estratégico detrás de la barra, y siempre que acudo a comer allí puedo comprobar, con gran satisfacción, que se encuentra en perfecto estado de salud.
Espero que os guste. Y ahora, para terminar, voy a transcribiros una historia verídica sobre cerdos que ocurrió en la antigua Roma:

"En cierta ocasión unos malhechores atracaron su nave pirata en la costa de Etruria (Toscana) y, adentrándose en la región, tropezaron con un establo que albergaba muchos cerdos, propiedad de unos porquerizos. Los piratas se los apropiaron, los embarcaron y, soltando amarras, prosiguieron el viaje. Los porquerizos, mientras los piratas estaban en tierra, permanecieron quietos, pero, una vez alejados de la costa, a la distancia a la que llega el grito de un hombre, llamaron a los cerdos con la voz acostumbrada para que volviesen. Y en cuanto ellos oyeron la llamada, colocándose todos a un mismo costado del barco, lo volcaron. Los malhechores perecieron al instante y los cerdos llegaron nadando a donde estaban sus amos" (Eliano, Historia de los animales 8.19)

Buenas noches


domingo, 22 de abril de 2012

CERTIFICADO MÉDICO DE LA AMPUTACIÓN DEL BRAZO DE VALLE INCLÁN

A fin de aportar algunos datos acerca de la amputación del brazo de Valle Inclán, reproduzco a continuación copia del certificado manuscrito de dicha amputación, redactado por el doctor que la practicó el 12 de agosto de 1899, copia que me entregó hace años un miembro de la familia de este doctor, D. Manuel Barragán y Bonet.







Transcribo a continuación el texto:

Don Manuel Barragán y Bonet, Doctor en Medicina y Cirugía Domiciliado en la Corredera baja treinta y siete Principal = Patente de clase cuarta nº 316
Certifica: que en la casa de salud "Santa Teresa Paseo de la Castellana nº 7 antiguo", amputó el brazo izquierdo por su tercio inferior a Don Ramón del Valle Inclán, el día 12 del corriente a consecuencia de una fractura con minuta con herida de los huesos del antebrazo.
Y para que pueda procederse a la inhumación expido la presente en Madrid a 14 de agosto de 1899.

Firma el doctor Barragán. Puede apreciarse también, superpuesto al escrito original, las palabras PROPIEDAD DE JOSÉ IGNACIO CALVO PALOMERO.

miércoles, 11 de abril de 2012

III ENCUENTRO INTERNACIONAL "Silos Literario 2012"

Estimados amigos: Del 30 de marzo al 1 de abril de este año, se celebró en Santo Domingo de Silos el "III Encuentro Internacional "Silos Literario 2012" bajo el epígrafe "Los grandes temas de la literatura y de la vida: el amor, el viaje y la muerte". Organizaron el Encuentro el Pen Club de España, el Ayuntamiento  Silos y el Monasterio de Silos, en colaboración con el Centro de Iniciativas Turísticas de Santo Domingo de Silos, Edypro Pigmalión y Sial Ediciones.
Reproduzco a continuación el programa del mismo y el texto de mi intervención el 30 de marzo en la
primera de las Mesas Redondas.


Buenas tardes, queridos colegas y amigos. Fue como un juego el otro día, cuando se me propuso participar en esta Mesa con el título de “Los grandes temas de la literatura: el viaje, el amor y la muerte”, abrir el primer libro que tenía a mano, que a la sazón estaba leyendo y que resultó ser la tragedia de Racine “Berenice”, y encontrarme con el siguiente verso de Antíoco, rey de Comagena: “HOY EL VIAJE ALIVIA MI DOLOR”. Como podéis suponer, sonreí complacido. Decidiendo hacer una segunda prueba, volví a abrir el libro al azar y leí esta vez: “El alma se ilusiona sin pensar si al amor que la estremece responde el corazón que la enamora”. Envalentonado ya, abrí el volumen una vez más, y me encontré con que la propia Berenice me hablaba de esta guisa: “De esta mi muerte a que el amor me lleva, etc, etc…”
Así que con solo estirar el brazo descubría reunidos en una sola obra, por lo demás breve, los tres grandes temas de la Literatura. Por lo que respecta al viaje, primera de las patas de este trípode sobre el que apoyar nuestro objetivo, sabemos que este es tan diverso en sus destinos y en sus medios de transporte que sería prolijo enumerarlos todos, por no decir imposible. Puede ser al centro de la Tierra, a la Luna, o realizarse a bordo de una alfombra voladora, incluso podría ser “a ninguna parte”. Eduardo Punset lo haría al poder de la mente, al optimismo, a la felicidad e incluso al amor. Y si “viajamos al amor”, en solo tres palabras reuniríamos dos de los temas propuestos; pero es que son ideas éstas con campos gravitatorios fuertes y a la menor oportunidad se abrazan como los aros de un prestidigitador. Y si nos descuidamos mínimamente enseguida tendríamos a los tres temas en un solo título, íntimamente entrelazados, como en el caso del “Paseo por el amor y la muerte” de Hans Koning. 
Así que a la vista de todo ello, estimulado por tan vasto territorio por el que poner a galopar mi memoria, decidí abrir mi corazón a la inmensidad del pasado con el propósito de rebuscar en mis escritos, de los primeros a los últimos, y ver si al abrirlos como el libro de Berenice, también al azar, me hallaba con la sorpresa de que en mis palabras, en mis historias, habían anidado también, como inquietos polluelos y salvando las distancias, los temas del viaje, el amor y la muerte, aunque fuera por separado. Pulsé por lo tanto el botón de la máquina del tiempo, y de pronto me vi con diez años de edad en un internado de ambiente monástico, paseando por las frías galerías en torno a los patios de arcos y fuentes de piedra. Pues bien, mis primeras palabras me las inspiraron aquellas fuentes sobre las que yo concentraba mi mirada meditabunda. Eran palabras en las que predominaba la nostalgia, por lo que puedo decir que empecé a escribir con la ventaja de la tristeza.
Más tarde, a los 19 años, publiqué mi primer cuento. Era un cuento de amor y muerte en que una niña se lamentaba de que ya no podría ver actuar en el circo esas Navidades a su payaso preferido, porque había muerto hacía poco. De ella decía el narrador en un momento dado que: “Antes, en su infancia, no podía refugiarse en la nostalgia de un pasado, porque no es posible nadar en una charca sin agua”. Yo siempre he visto en esta frase mi primera intuición de la importancia del paso de los años en el escritor, entre otros requisitos necesarios para su oficio, pues parece claro que salvo raras excepciones, la memoria mejora la Literatura, y la memoria solo se adquiere en el transcurso del viaje a Ítaca permanente que es la vida, en la odisea particular de cada uno.
 Poco después vino el amor, mejor dicho la decepción del amor, o mejor aún el descubrimiento de la cruda verdad de que el amor no tenía por qué ser correspondido. Aunque yo ya conocía el pasaje de la pastora Marcela del Quijote, solo pude apreciarlo en todo su rigor cuando tuve mi propia experiencia. A partir de ese punto de inflexión, di en vivir el amor con un evidente escepticismo, al tiempo que mi escritura se atrincheraba en el desenfado lingüístico, el humor negro y la ironía. A pesar de lo cual aún debí sufrir mucho por amor, durante mucho tiempo y mucho más amargamente. En resumidas cuentas, entre unas cosas y otras y apoyado por la artillería pesada de nuevas e imparables vivencias, cada vez me fui internando más por el camino sin retorno de la mordacidad, desde luego en las historias de amor que escribí a partir de entonces. Incluso a la última de ellas la he titulado, al pie de la letra, “Te amo con locura”. En mi primer libro editado, “Cuentos estructurados”, había una que se llamaba “Referencia” y que presentaba a la relación de pareja como un entendimiento imposible entre máscaras, y otra cuyo título: “Reinvención del corazón y la flecha” ya lo decía todo.
Aparte de estos cuentos escribí un largo texto en que la peripecia del protagonista se desarrolla sobre un fondo de desamor. Un libro caleidoscópico y poliédrico que ofrece por una parte intensas y dolorosas rebanadas de amor y, por otra, fragmentos de intensa ironía e incredulidad. El personaje principal, convertido en antihéroe a su pesar, camina desorientado por la ciudad en un largo viaje por las fronteras del alma siempre con la amenaza de la muerte planeando sobre su cabeza como un zopilote. Así que también hay aquí viaje, amor y muerte. Como le sucedía a Philip, el personaje principal de “Servidumbre humana”, la inolvidable novela de Somerset Maugham, también el de mi relato arrastra por la calle fantasmagórica las cadenas mentales con las que el destino le ha amarrado a cierta mujer que tan solo se adivina en el discurso narrativo como telón de fondo. Me estoy refiriendo en estas líneas, siempre, por supuesto, al hablar del amor, al “amor amoroso”, al amor de esos amorosos locos, sin Dios y sin diablo de que habla Jaime Sabines en su poema “Los amorosos”. En fin, el amor es tantas cosas. Para Jaime Sabines era el silencio más fino, el más tembloroso, el más insoportable. Para una mujer que conocí de Costa de Marfil, que se quejaba amargamente ante su hermano de que su marido no la quería porque, pudiendo hacerlo, no tomaba otra mujer más para que así se ayudasen entre las dos y pudieran soportar la carga del esposo común, me temo que era algo muy distinto.
En cuanto al viaje, siempre les ha encantado viajar a los personajes que hasta el momento he creado, quizá porque, como en Berenice, les alivie el dolor; y por lo que se refiere a la muerte, también toma ésta posesión de bastantes de ellos, véanse en mi último libro de relatos “Así me pierdo en las ciudades”, publicado por Pigmalión, los casos de Darío Fu, del pirata felizbustero, de La Causa; o de Suso el Chapas, en que se los lleva sin contemplaciones. Y en Historia contada en una taberna y El palacio encantado la historia nos conduce incluso más allá de la muerte, pues hacen su entrada en escena varios fantasmas, uno muy divertido y el otro muy serio.
Pero volviendo al tema del viaje, éste siempre me ha fascinado por sus posibilidades de aprendizaje. Aprende el personaje, ese ser inmaterial dotado de existencia propia; aprende el escritor y aprende el lector. Los viajes nos enriquecen. Las grandes rutas, sean las de la Seda o El Camino de Santiago, siempre han producido grandes intercambios y abierto otras rutas en el cerebro de sus caminantes, nuevas sinapsis. No en vano hay también una nutridísima literatura específica de viajes, en la que tantos escritores se han especializado.
No obstante esto, en un  artículo titulado “Viajar sin objeto”, publicado el 2 de diciembre de 1790 en “El Diario de las Musas”, se afirmaba que “Sólo deben viajar los que tengan bastante poder sobre sí mismos para escuchar las lecciones del error, sin dejarse seducir, y ver el ejemplo del vicio sin dejarse arrebatar, y que se podían deducir tres reglas en orden a los viajes: Que ningún niño viaje. Que ningún necio viaje. Que ningún hombre por sabio que sea, viaje sin estar antes bastantemente instruido”.
Bueno, que cada cual piense lo que quiera, pero yo animaría aun al necio a viajar, pues es posible que sin querer alivie algo su dolorosa necedad; y si de todas formas decide instruirse antes con la lectura de algún libro preparatorio de su viaje, mejor que mejor. Porque leer es también y siempre viajar, además de un acto de amor a las palabras y una pequeña muerte, una “petit mort” de felicidad. 
Muchas gracias por vuestra atención.

Ramón Jiménez Pérez, Santo Domingo de Silos, 30 de marzo de 2012 

miércoles, 21 de marzo de 2012

FOTOS DEL DÍA DE LA PRESENTACIÓN DE "LAS MEJORES HISTORIAS DE AMOR"

Cuelgo a continuación algunas fotos hechas el pasado 14 de febrero, tras la presentación del libro colectivo "Las mejores historias de amor", editado por Pigmalión Edypro. En ellas puede verse, entre otros autores antologados, a Héctor Huertas, Ouka Leele, Andrés Aberasturi, José María Paz Gago, Antonino Nieto Rodríguez (coordinador de la obra además de autor) y yo mismo; así como al editor Basilio Rodríguez Cañada. 


lunes, 12 de marzo de 2012

LETRAS GALEGAS MAIO 2012. VIII MOSTRA DAS ARTES E AS LETRAS DOS EMPREGADOS PÚBLICOS



Querid@s amig@s: La FSP-UGT GALICIA ha convocado, en colaboración con la Escola Galega de Administración Pública (EGAP) y la Asociación Galega de Arte y Cultura (AGAEC), la "VIII MOSTRA COLECTIVA DAS ARTES E DAS LETRAS DOS EMPREGADOS DA ADMINISTRACIÓN AUTONÓMICA GALEGA. EGAP. 2012". La inauguración de la citada Mostra se hará coincidir con las celebraciones del DÍA DAS LETRAS GALEGAS, el próximo 17 de mayo, dedicado este año a Valentín Paz Andrade.
Como podéis ver en la imagen que reproduzco, el cartel anunciador de la Mostra toma como motivo mi obra de origami titulada Cinturón de Möbius, en la que 20 hormigas de origami plegadas por mí recorren, como en el grabado de Escher, una banda de Möbius, es decir una superficie de una sola cara. En mi caso, he logrado la tridimensionalidad mediante las hormigas de origami, que caminan infinitamente sobre el cuero florentino de un viejo cinturón. Para la realización de las hormigas empleé papel japonés TANT.
Espero que os guste.


jueves, 8 de marzo de 2012

CONCURSO DE MICRORRELATOS "El cultural.es. Cuenta 140". Semana II: La vendimia

Querid@s amig@s: Durante un tiempo, desde octubre de 2010, la revista El cultural.es convocó un concurso de microrrelato semanal de no más de 140 caracteres. Dirigido por el escritor Montero Glez, quien proponía un tema diferente cada semana, la idea tuvo un gran éxito, con una respuesta masiva de participantes, que en cada convocatoria sumaban cientos de microrrelatos. Así que podéis imaginaros la ilusión que me hizo ser el elegido en la segunda semana, cuyo tema era La vendimia. El premio fue un libro, una bonita edición ilustrada de "Hamlet", a petición mía.
Escribir un microrrelato es un gran reto y, para mí, además, un entrenamiento literario maravilloso. Cada distancia literaria tiene su dificultad. Hay que mentalizarse muy bien para recorrerla con el aliento necesario. Qué diferencia entre estos 138 caracteres de este microrrelato, por ejemplo, y los más de 26.000 de mi última historia "Te amo con locura". Sin embargo, todos cuentan una historia. Y este de la vendimia cuenta algo que todos, o casi todos, estoy seguro, hemos visto en alguna ocasión, a alguien tratando de atrapar con sus dedos algún objeto pintado en un cuadro al pensar por un momento que está añadido a la tela por el artista. Sí, tú también, Ysabel, el otro día, delante de mí, quisiste agarrar con la mano la pequeña red de una barquita de pesca pintada en un lienzo haciéndonos creer a los que te acompañábamos que te creías que era de verdad.

Aquí tenéis mi microrrelato:
Era tan buen pintor que, en sus exposiciones, había gente que rascaba las uvas de sus bodegones, pues afirmaban verlas recién vendimiadas.



jueves, 23 de febrero de 2012

FOTORIGAMI

Tras haber publicado en este blog algunas composiciones de origami realizadas únicamente por mí, paso a exhibir a continuación la imagen de una colaboración artística con el fotógrafo Plácido L. Rodríguez del año 2010, en que sobre una fotografía de un rincón de un pueblo siciliano añadí yo en la tapia una enredadera de 61 minúsculas hojitas de hiedra plegadas en papel en distintos tonos de verdes. A continuación enmarcamos el cuadro, y protegimos la tridimensionalidad que de pronto había brotado con un cristal que salvara suficientemente la distancia del origami superpuesto. Esta mezcla de dos artes podría llamarse, en este caso, FOTORIGAMI. El primer experimento que realicé, sin embargo, de mestizaje del origami con otra disciplina artística fue la del DIBUJORIGAMI, y de él mostraré algunos ejemplos en una próxima ocasión.